Videncia gratuita: cómo saber si tienes mal de ojo. ¿Tienes dolor de cabeza? ¿Te sientes cansada sin razón aparente? ¿Todo te sale mal, y no es que tú veas el vaso “medio vacío”? Os tengo que decir queridas amigas y amigos, que es muy posible que tengáis mal de ojo.

Sí, sí, el mal de ojo es algo más común de lo que creemos: hay veces que nos lo envía alguien sin saberlo, sólo hace falta que nos envidien o nos miren mal, como se suele decir, para tener mal de ojo. ¿No tienes alguna amiga que envidia tu suerte, aunque no quiera que te pase nada malo? ¡Cuidado! Puede transmitirte mal de ojo sin quererlo.

No nos vamos a aislar del mundo, eso sí. Aunque alguien de nuestro entorno nos envidie un poco, no es razón para encerrarnos y no ver a nadie, ¡no sea que nos pegue el mal de ojo! En estos casos, lo mejor es un hechizo o un amuleto protector. ¡Son mano de santo contra el mal de ojo!

Pero empecemos por el principio, es decir, cómo saber si tenemos mal de ojo. La forma más conocida es introducir el dedo medio en aceite y después acercarlo a un vaso con agua. Si las gotas se van al fondo del vaso, no tenemos mal de ojo, pero si se extienden, es que estamos embrujados.

Otra manera es poner debajo de la cama donde dormimos un plato con sal gruesa y vinagre. Si al cabo de tres noches miramos el plato y la sal se ha extendido a los bordes del plato, tenemos mal de ojo.

Síntomas de que puedes tener mal de ojo

Puedes sospechar que tienes mal de ojo si estás de mal humor, no tienes ganas de hacer nada, tienes dolores físicos, entre ellos, dolor de cabeza y hasta fiebre sin motivo. El mal de ojo también se manifiesta con la falta de apetito y de vitalidad, en los ojos tristes y llorosos.

Se manifiesta en una apatía y un desánimo total. Bostezas todo el día, y, en algunos casos, los síntomas se parecen a los de la depresión. No piensas claramente, tratas mal a la gente de tu alrededor y te enfadas mucho. Además, gritas mucho y tienes inquietudes, sin razón.

Cómo quitar el mal de ojo

Si tienes mal de ojo, lo mejor es que acudas a un experto para que te lo quite. No hagas hechizos caseros, es muy posible que no funcionen. O lo que es peor: parecerá que no lo tienes y luego volverá con más fuerza.

¿Crees que tienes mal de ojo? ¿Quién te lo puede haber echado? Cuéntame, podemos resolverlo.